Preuniversitario en tu casa, curso PSU MATEMÁTICA PSU FÍSICA

Portada del sitio > Universidades > Chile > Desafíos socioculturales de las infancias en Chile y el mundo

Desafíos socioculturales de las infancias en Chile y el mundo

Martes 12 de junio de 2018

En una sala Eloísa Díaz repleta, investigadores(as) y docentes chilenos(as) y extranjeros(as) del campo de la educación y las ciencias sociales dialogaron sobre la tensión entre los procesos educativos y migratorios, la articulación de aulas multiculturales e inclusivas, y la gestión educativa. Con el seminario "Diálogos sur-sur. Los desafíos socioculturales de la diversidad contemporánea: niñez, migración, educación e inclusión" se pretende fortalecer un trabajo de colaboración y alianza académica entre la Facultad de Ciencias Sociales de la U. de Chile, la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación y la Facultad de Educación de Western Sydney University.<http://www.uchile.cl/image/f144226-...>

Los derechos a la educación, inclusión y aprendizaje a lo largo de la vida son tres enfoques que acompañan el debate y las recomendaciones de políticas comprometidas por la comunidad internacional. Dichos enfoques son entendidos como una condición para construir sociedades democráticas que brinden a todas las personas oportunidades de desarrollar su potencial, basándose en el principio que los Estados tienen la obligación de garantizar los derechos humanos de todos y todas, con miras a un futuro sostenible y una existencia digna.&#xD;

Estas premisas impulsaron la alianza académica y realización del seminario “Diálogos sur-sur. Los desafíos socioculturales de la diversidad contemporánea: niñez, migración, educación e inclusión”. La actividad fue organizada por Facultad de Ciencias Sociales de la U. de Chile –a través del Programa de Estudios Interdisciplinarios en Infancia–, la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (UMCE) y la Facultad de Educación de Western Sydney University, y se realizó el 07 de Junio en Sala Eloísa Díaz de Casa Central.&#xD;

Frente a más de 100 personas, en representación de la Facultad de Ciencias Sociales de la U. de Chile, la directora de Extensión y Comunicaciones, María Elena Acuña, felicitó la alianza forjada entre las tres importantes casa de estudio de vocación pública, la cual se extenderá en el futuro. Sobre el tema central del seminario, destacó la relevancia de establecer alianzas entre países del Sur, no solo en términos geográficos sino que epistemológicos, ya que grandes corrientes teóricas en ciencias sociales sobre temas como educación han emanado de Estados Unidos y Europa, pero “mirándonos como el objeto de sus estudios y no como productores ni agentes de conocimiento”.&#xD;

Para el campo de las ciencias sociales, en general, y la facultad en particular, es necesario considerar los factores socioculturales que producen las desigualdades; “cómo se han transformado las subjetividades en el país y el modo en que las formas de exclusión se han vuelto cada vez más complejas y multidimensionales”, señaló la directora.

Uno de los espacios sociales donde con mayor claridad se aprecian estas tensiones es el sistema educativo. “Esto nos llama a analizar cómo podemos incidir en los cambios, ya sea a través de las prácticas de enseñanza-aprendizaje de los niveles curriculares, reflexiones sobre la pedagogía o cómo integrar otras formas de producción de conocimiento (epistemologías)”, puntualizó.&#xD;

Actualmente, uno de los grandes desafíos socioculturales y pedagógicos que inspira el seminario es el desarrollo de la Escuela Inclusiva. En palabras del rector de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, Jaime Espinosa, niños(as) llegan a la escuela “formateados(as)” preliminarmente en cuanto a su comportamiento psicosocial, demandando una inclusión primaria. “Esta presunción de que la escuela puede ser un factor de reintegración es relativamente reciente e implica desafíos de alta complejidad”, afirmó.&#xD;

El lenguaje ha sido clave en los procesos de convivencia humana, haciendo posible la coordinación y cooperación social, esta última “ha permitido el progreso de la humanidad. Por tanto, la cooperación es el contenido principal de la educación que necesitamos; la escuela inclusiva es aquella que enseña a cooperar, que desarrolla la competencia colaborativa. ¿Cómo lograrla? Es el desafío próximo para la escuela”, subrayó, y que las personas “no sean nunca jamás sujetos no de conmiseración”.&#xD; Hacia una educación de encuentro multicultural&#xD;

De manera creciente las sociedades han experimentado procesos migratorios por diversas razones, siendo muchas veces los(as) niños(as) quienes son afectados(as) por comunidades educativas reticentes a la diversidad y respeto por las diferencias culturales. Al respecto, Loshini Naidoo, investigadora senior en el Centre for Educational Research y profesora de Sociología de la Educación en la Western Sydney University, ofreció la charla inaugural “Migración forzada y Educación crítica de Derechos Humanos: de la marginalidad a la integración”.&#xD;

Australia ha sido uno de los países donde más ha aumentado la inmigración e ingreso de personas refugiadas, por lo que uno de los debates emergentes ha sido el reasentamiento. Según la académica en el mundo se ha producido una “súper diversidad”, entendida como un flujo de personas en aumento que trae una gran diversidad, visible en ciudades con múltiples identidades. Eso ha generado conflictos culturales y raciales. Al respecto, ¿cómo fomentar la cohesión social en este contexto? Para ello, hay que alcanzar la aceptación de la diferencia y de la inter-culturalidad.&#xD;

De forma permanente, las soluciones que se le han brindado a los migrantes forzados han sido el establecimiento permanente en refugio temporal/ país de asilo; establecimiento permanente en un tercer país; retorno voluntario y la expulsión. Estas experiencias de migración forzadas han traído consigo y se han caracterizado por un shock cultural, así como también sentimientos de rabia, decepción, confusión, miedo a lo desconocido, culpa por haber sobrevivido, desamparo, pero también de esperanza, entre otros.&#xD;

Como parte de la experiencia australiana que compartió Loshini en materia migratoria, se refirió a la iniciativa desarrollada en la Universidad de Western Sidney donde tienen una comunidad Programa Ruta, que apoya el proceso de migración forzada, con un enfoque escolar, dándole la bienvenida al intercambio multicultural.&#xD;

En general, al interior de las escuelas e instituciones educativas debieran primar prácticas pedagógicas que incluyan “aprendizajes en diferentes contextos, culturas y experiencias, arraigados en las experiencias cotidianas, aspiraciones, preocupaciones y necesidades de los estudiantes, o en conceptos abstractos e intangibles” puntualizó la profesora Loshini, quien actualmente dirige una investigación sobre acceso y participación de estudiantes refugiados en la Educación Superior.&#xD; Autonomía y diversificación de contenidos en la educación&#xD;

Otros de los temas tratados durante el seminario y que inspiró la reflexión en una de las mesas fueron los “Desafíos teóricos y metodológicos en la investigación social de la niñez”, que contó con la participación de los docentes Jacqueline D’Warte de la Western Sydney University, Delia Martínez de la UMCE, y Dimas Santibáñez de la U. de Chile, discusión moderada por Valentina Terra también de la Casa de Bello.&#xD;

Para responder la pregunta planteada por el público sobre ¿cómo acabar con los sesgos adultocéntricos en las investigaciones en infancia?, el académico del Depto. de Antropología, Dimas Santibáñez, describió que la nueva sociología de la infancia o la antropología de la niñez lleva sólo entre 25 y 30 años, periodo en el cual su “proceso de evolución –no entendido como superación de etapas, sino como una manera de ir calibrando mejor los modelos analíticos– ha pretendido entender e incorporar que los niños(as) son sujetos con agencia, que producen y transforman el mundo”. Ese ha sido uno de los avances de las ciencias sociales.&#xD;

Sin embargo, el antropólogo social experto en niñez y políticas públicas interroga si las investigaciones en ciencias sociales le han dado voz a los(as) niños(as). Asumiendo un componente de adultocentrismo en ello, “aprovechamos la oportunidad de producir conocimiento que tienen los niños para, desde nuestras posiciones, problematizar la vida social. Lo hacemos intentando comprender el modo en que los niños y niñas actúan desde sus autonomías”, añadió. Precisamente, el concepto de autonomía ha sido empleado bajo consenso a nivel internacional a través de, por ejemplo, la Convención de los Derechos del Niño de 1989.&#xD;

A inicios del siglo XX dicho principio ya era relevado en la Declaración de Moscú sobre los Derechos del Niño de 1918, de la cual Dimas Santibáñez citó tres de sus artículos. Uno de ellos es el número 3 que plantea la independencia de niños(as) y que éstos(as) no sean considerados(as) propiedad de sus padres, sociedad ni tampoco del Estado; “propiedad” es un fuerte opuesto a “la ideología “familística” que, a propósito, está hoy en boga en Chile”, recordó.&#xD;

También citó el cuarto artículo que refiere a que el(la) niño(a) puede elegir a sus educadores(as) más próximos(as), mientras que el número 12 establece que la educación religiosa deberá ser completamente libre en niños(as) y no impuesta, instalando elementos de discusión muy importantes para, incluso, la actualidad. Ideas como estas cuesta más tomarlas en serio sobre en la construcción del orden social, “pero si las podemos tomar muy en serio al momento de pensar en cómo desarrollar la investigación social desde esta concepción de la Autonomía, la cual yo la interpreto como el modo en que los(as) niños(as), desde sus posiciones, elaboran el mundo que los condiciona, al igual que nosotros(as)”, aclaró.&#xD;

La jornada finalizó con la mesa temática “Aulas multiculturales: debates pedagógicos en torno a diversidad cultural en los procesos de aprendizaje”, en la cual expusieron Christine Jones-Diaz (Western Sydney University), Patricia Rojas (UMCE), y María Elena Acuña (U. de Chile), moderada por Virginia Aranda (UMCE). En la instancia, la profesora Acuña se refirió al uso de materiales educativos, específicamente, los textos escolares empleados tanto en la educación pública como privada, y el rol no estudiado de las editoriales mayoritarias, como Santillana, en el mercado de textos en la reproducción de estereotipos a históricos tanto de los pueblos originarios como de los migrantes.&#xD;

Particularmente, analizó los contenidos expuestos en ellos, relativos a Diversidad cultural de Chile, los Pueblos Indígenas y el tratamiento de la Diversidad Cultural, en educación básica. En segundo básico se produce “la instalación curricular de una noción de Chile, con un currículo monocultural. Lo más grave es que se plantea que las migraciones no son implicadas en contextos de derechos humanos, sino como procesos de ampliación de los repertorios culturales de los chilenos(as) o lo que llamamos chilenos(as)”, argumentó.&#xD;

Para revisar la programación compleja de lo que fue el seminario, pincha aquí .&#xD;

Galería de imágenes del seminario aquí .

Carolina Escobar, periodista Facultad de Ciencias Sociales.

Lunes 11 de junio de 2018


Ver en línea : http://www.uchile.cl/noticias/14422...

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
  • Conectarse
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.